--> www.kuyle.info kuyle.info

La evolución del mercado de telefonía móvil en España contado en un breve reportaje.

jueves, 22 de marzo de 2012 Kuyle.info

El espacio en el cuál compiten los operadores tradicionales de comunicaciones se ha vuelto muy complicado. Tradicionalmente existían dos tipos de marcas, la imbatible Telefónica que estaba representado por un monopolio fuerte y que proveía de servicios integrados y que si bien no era muy querido a nivel nacional generaba la máxima confianza.

Y los nuevos operadores entrantes en el mercado, Airtel y Amena, quienes con una marca de enfoque se convertían en una alternativa ágil y divertida ideal para segmentos apegados a la tecnología, jóvenes, los autónomos y el segmento prepago.

Y ese era el entorno de empresas del mercado español de telefonía. Pero ya no. Hace tiempo que los operadores no son percibidos como los que moldean el mercado. Incluso llegan a tener una percepción negativa antes que una percepción de evolución.

Por una parte ahora los Smartphone dicen mucho de quién los utiliza y no el operador que se utilice. Lejos quedan aquellas tarifas que discriminaban entre operadores y aquellas preguntas a nuestros amigos sobre el operador móvil que estaba utilizando.

Por otra parte, la forma de comunicarnos ha cambiado totalmente gracias a Facebook, Google, Skype o WhatsApp. Todos ellos compiten directamente con los operadores de telecomunicaciones ya que son nuevas alternativas para mantenernos comunicados.

Estas marcas no sólo son percibidas como innovadoras sino también como gratuitas lo que provoca que el impacto de esta nueva industria de la comunicación sea dramatico para los operadores ya que sus servicios acaban siendo utilizados por gran parte de los usuarios.

En esta situación de pérdida de imagen ante fabricantes móviles y compañías de servicios gratuitos, se unen otros nuevos competidores como los operadores virtuales o cableoperadores que van cerrando la ventaja de la que disponen los tres grandes.

Adicionalmente en una situación de crisis las propuestas más simples y económicas adquieren más relevancia. Y estas son ofrecidas por los nuevos operadores. Así tanto Movistar, como Vodafone y Orange se han encontrado con pequeños luchadores.

Pero estas grandes marcas deberían plantar cara, han estado presentes en el mercado desde siempre, con gran experiencia y grandes inversiones en publicidad. Deberían haber constituido una relación duradera con sus clientes que permitiese su fidelidad.

La movilidad de clientes entre operadores es sangrante. Basta con un estimulo básico como una promoción para cambiar de operador. Esto significa que a pesar de la duración, ninguna de las grandes marcas ha establecido relaciones duraderas con sus clientes.

Y esto es lo que pretenden realizar ahora. El fin de la subvención de terminales móviles que tanto hemos comentado estos días, por parte de Movistar y Vodafone, sólo pretenden cambiar un modelo de negocio dónde los actuales clientes sean más fieles a su operador.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Kuyle.info se compromete a publicar y responder su comentario lo antes posible.