--> www.kuyle.info kuyle.info

El iPhone como principal daño en las cuentas de los operadores y en sus redes móviles.

domingo, 19 de febrero de 2012 Kuyle.info

El iPhone volvió a ser el rey de ventas en terminales móviles en todo 2011, sus ventas han conseguido disparar los beneficios de Apple del que es considerado el teléfono móvil más caro del mundo. Sólo en el último trimestre del 2011 se han vendido 37 millones de este teléfono.

Precisamente es ese, su precio, el éxito sin precedentes de un terminal que otorga a Apple un beneficio (clic) inigualable hasta el momento. Al otro lado de la ecuación se encuentran los operadores móviles como principales compradores de este dispositivo.

A cambio de una permanencia en voz y datos, los operadores han conseguido subvencionar un terminal cuyo coste supera los 500 euros en la versión de 8 Gigas y que está disponible hasta los 64 Gigas. Esto supone un gran coste inicial para los operadores móviles.

Los usuarios están contentos con el iPhone, un terminal que lidera aplicaciones y miles de accesorios (clic) disponibles en cualquier tienda de telefonía o informática. Los fabricantes de estos también muestran felicidad por el resurgir de un negocio en expansión.

Por su parte los operadores de telecomunicaciones no muestran tanta felicidad, son ellos quienes están cargado (por el momento) con el rápido auge y desarrollo del Smartphone que lidera en ventas y precio iPhone pero les siguen otros fabricantes.

Por un lado se han visto sorprendidos por un movimiento inesperado en sus cuentas, venden más Smarpthone de lo previsto y por tanto tienen que destinar más dinero inicial a Apple para poder disponer de stock de los modelos que demandan los clientes.

Por otro lado las redes de datos de los operadores comienzan a flaquear (clic) ante el consumo creciente de datos y desarrollar nuevas infraestructuras conllevaría un coste similar al de la subvención de terminales. Y así las cuentas anuales no salen.

Un hecho que no sólo sucede en España, en EEUU el operador AT&T ha visto truncados sus planes de aumentar el espectro móvil después de que sus cuentas fueran golpeadas por el efecto iPhone, cuyos márgenes erosionan las cuentas de las operadoras.

Por si fuera poco también les crean una sangrante de pérdidas de clientes dispuestos a cambiar de operador en busca de un iPhone más económico. En este aspecto operadores como AT&T o Verizon pagan a Apple unos 600 dólares por terminal acordado.

Otro claro ejemplo es el de Sprint, el tercer operador de EEUU fue el que más apostó por el iPhone con la compra de 30 millones de unidades hasta 2014 que ha disparado sus pérdidas anuales hasta los 1.200 millones de dólares dejándole en una situación delicada.

Lo que mucho de vosotros os preguntareis es, ¿cómo puede un operador indicar que pierde dinero por un producto que a la larga le ofrecerá beneficios? En principio la inversión del iPhone es recuperable en el plazo de unos meses para cualquier operador.

El problema del iPhone es las condiciones que Apple pone en el mercado, el operador debe indicar cuantos terminales quiere por adelantado y pagarlos antes incluso de empezar a producirlo o de que dicho producto (iPhone 5) exista en el mercado.

Cualquier terminal que el operador solicite fuera del acuerdo tendrá un precio más elevado para el operador y por lo tanto no será rentable ofrecerlo al cliente que lo podrá encontrar en el mercado libre a un precio más económico que la compra del operador.

Por ello los operadores tienen que desembolsar una cantidad inicial muy elevada que irán recuperando a largo plazo con el consumo que tendrán sus clientes, pero mientras tanto las redes se saturan y no queda dinero adicional para inversión en redes.

El iPhone es un terminal que se ofrece a un precio muy elevado al igual que el resto de productos Apple, pero en este caso el iPhone no goza hoy en día de unas prestaciones destacadas en comparación con otros competidores y si de un consumo de datos más elevado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Kuyle.info se compromete a publicar y responder su comentario lo antes posible.